About these ads

Cáncer: el té puede ayudarnos en esta lucha

Beber varias tazas de té al día ayuda a reducir la aparición de cáncer de ovario. Hay varios estudios que lo demuestran, como es el caso del estudio de Guangzhou, en China.

Existe una relación directa entre el consumo de té y la reducción de cáncer de ovarios, e incluso tiene que ver con el número de tazas que se toma al día o la cantidad de té diario que se pueda beber.
Las mujeres que beben té regularmente tienen un riesgo menor de desarrollar cáncer de los ovarios. Así lo confirma un estudio realizado por la Universidad de Curtin (www.curtin.edu.au/) en un hospital en Guangzhou, China, en el que han participado cerca de 1.000 mujeres. Dentro de todo este grupo de mujeres había 500 con diagnóstico de cáncer de ovario epitelial, confirmados histológicamente, y 500 mujeres sanas (o al menos que en cualquier caso, no habían sido diagnosticadas con cáncer de ovario en las pruebas llevadas a cabo). En el vídeo siguiente podéis ver otro estudio realizado en 20.000 mujeres:
El grupo de control de mujeres sanas consumían un 78,8% de té en comparación con el 51,4% de las mujeres con cáncer, ya sea té verde, té negro o té de Oolong. Es decir, que las mujeres sanas se ha podido demostrar que tomaban todas más té que las que presentaban la enfermedad en cuestión.
“No es sólo el tiempo que se bebe té, sino también la cantidad de té y la frecuencia de la ingesta – explica el profesor Andy Lee de la Universidad de Curtin y de la Escuela de Salud Pública de Curtin – Así que si bebemos más tazas al día y más cantidad de té mejor será el resultado, y por lo tanto menor es el riesgo.”
Aunque como decimos siempre, no es bueno el exceso en nada. Lo ideal es consumir entre 3 y 6 tazas de té máximo al día aunque no hay un máximo establecido al día.    
También hay que recordar que no todas las personas somos iguales así que hay tener que tener en cuenta nuestras condiciones físicas, si tenemos hipertensión, anemia, insomnio o si hay un embarazo se debe moderar su consumo. Así que insistimos siempre en que antes de hacer nada, acudamos a un especialista para que nos guíe. Una cosa son los estudios que se realizan y otra cada caso en particular y eso siempre lo tenemos que tener presente.
Ahora los investigadores quieren saber si no sólo reduce el riesgo de cáncer de ovario sino si también tiene un efecto sobre la tasa de supervivencia de los pacientes que ya sufren de cáncer.
About these ads

Be the first to comment

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: