About these ads

Galletas de arroz…¿son enemigas de la dieta?

Las galletas de arroz, a diferencia del pan, no contienen levaduras y no causan hinchazón, pero tienen un alto valor glucémico.

Los conocemos y sabemos realmente lo que comemos para que puedan ser útiles para nosotros o sólo estamos a merced de las creencias populares y el miedo de la grasa que suelen inculcarnos para consumir este tipo de alimentos?
En los últimos años, de hecho, las galletas de arroz están sustituyendo cada vez más al pan. Una de las razones que ocurra eso es que la gente piensa que son más ligeras y beneficiosas para la salud, y también por su sabor, aunque, de hecho, muchos dicen que “sabe a espuma de poliestireno“.
¿Sabéis por qué? Simplemente porque la técnica para producir este tipo de galletas es la misma que la utilizada para producir el plástico, es decir, la extrusión, solo que la materia prima no son compuestos químicos para plastificar sino granos de arroz (u otros tipos de cereales y semillas).
Una vez en la extrusora se someten a una temperatura por encima de 200 grados y bajo una presión enorme. El paso por la máquina es rápido y luego el cereal aplastado es expulsado a través de pequeños agujeros. La diferencia de presión entre el interior y el exterior de la máquina infla el cereal y la galleta ya está hecha. Se obtiene un compuesto muy bajo en humedad, muy crujiente y lleno de aire, algunas sazonadas con sal antes de la producción, otras con sabores o aromas añadidos.
Este proceso, sin embargo, hace perder la lisina presente en los cereales (un aminoácido esencial para el cuerpo ) y también destruye muchas de sus vitaminas, por no mencionar que a igualdad de peso, las galletas tienen 370 kcal por cada 100 gramos, casi el doble de calorías que el pan integral.

 

Es decir, que no se puede considerar un alimento para adelgazar como muchas veces hemos podido ver en diversas redes. Así que si las estás tomando con el objetivo de bajar de peso verás que el resultado es decepcionante.

 

Como positivo puedo decir que tienen un alto poder saciante ya que con la misma cantidad de comida pueden dar sensación de estar más lleno que si lo comparamos con el pan. Esto se debe porque a diferencia del pan, no crean distensión abdominal. Por eso muchas veces se incluyen en dietas para adelgazar pero es que hay que tener en cuenta todos los pros y contras.

 

Por tanto, la extrusión hace que el almidón sea más digerible, pero con un índice glucémico alto y por lo tanto, se deben comer moderadamente. Hay que tener cuidado porque el impacto de la glucemia en el caso del arroz refinado es bastante alto. Elige las galletas (y arroz) siempre integrales y combinadas con alimentos con proteínas con el fin de reducir el índice glucémico.
Además no debemos olvidar su contenido en  el potente carcinógeno llamado acrilamida.

 

La revista alemana Oekotest examinó 20 marcas de galletas de arroz, entre ellas 14 de agricultura ecológica, y encontraron que casi todos los productos están contaminados con sustancias cancerígenas como el arsénico, a veces en gran cantidad, y acrilamida, de hecho, que es la misma sustancia encontrada en las patatas fritas y que se forma en los alimentos durante la cocción de alta la temperatura. En el vídeo que os he dejado podéis ver qué es esta sustancia y dónde la podemos encontrar.

 

Así que si pretendes renunciar al pan para seguir una dieta más sana y saludable añadiendo este tipo de alimentos a tu dieta lo estás haciendo mal. No se trata de eliminarlas del todo si te gustan, pero como siempre digo, comed con moderación y teniendo siempre en cuenta las propiedades de todo aquello que ingerís.
About these ads

Be the first to comment

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: