About these ads

¿Por qué no puedo seguir una dieta? 20 consejos para bajar de peso!

Es cierto que la dieta es una de las luchas contra nosotros mismos más difícil de sostener y ganar.

Querer bajar de peso no es suficiente para renunciar a los placeres de la mesa y de la vida. Se necesita tener una razón tan grande e importante que sea capaz de devaluar el cansancio de seguir una dieta o una situación tan pesada de llevar, que sea capaz de minimizar el deseo e incluso nos haga hacer “sacrificios”.

Pero incluso en estos casos, en los que la tenacidad se encuentra en altos niveles nos hemos embarcado en el camino casi seguro y propicio para el éxito, no se puede decir que limitar nuestra boca y estómago es algo fácil. Pero no te desanimes que tú puedes!. Aquí te 20 consejos para que seas capaz de seguir una dieta!

¿Por qué nos cuesta tanto seguir una dieta? Además de sacrificar el sabor, la libertad de comer cualquier cosa en cualquier momento y compartir con tranquilidad el momento de la sociabilidad por excelencia con amigos y familiares, la dieta requiere un cambio considerable de hábitos sensoriales y prácticos, incluso en la forma de cocinar y considerar la comida.

Es por eso que no es nada sencillo seguir una dieta, ser feliz y estar satisfecho y ser capaz de morir en el intento a la espera de los resultados anhelados. Y por eso es fundamental ayudarnos con pequeñas técnicas prácticas y una nueva forma de pensar hacia los alimentos, hacia tu propio cuerpo y hacia el valor que les damos a éstos diariamente.

20 consejos para bajar de peso!

1. Utilizar utensilios pequeños. Aunque parezca algo absurdo te verás obligado a coger menos cantidad y masticar una y otra vez. Y eso te da la sensación mental de comer mucho más de lo que comes en realidad.

2. Utilizar platos de diámetro estrecho, especialmente para los que son profundos. Siempre tendrás la sensación de que hay más comida que si usas un plato grande. El efecto es similar al de usar utensilios pequeños.

3. Utilizar más especias. Descubrirás que dan un montón de sabor y además te ayudarán a usar menos sal; (es decir, tendrás menos retención de líquidos y celulitis como mínimo!)

4. Sustituir el azúcar por miel. Ya sea para las bebidas (incluido el café) y postres. También se puede usar Stevia, un edulcorante natural que tiene pocas calorías pero con mayor poder edulcorante que el azúcar.

5. Eliminar la mantequilla y sofritos. La primera se puede reemplazar con aceite, vino blanco, salsa de tomate, leche u otras opciones menos calóricas. El segundo puedes cambiarlo por vino o agua y caldos o especias. También es aconsejable añadir aceite de oliva virgen extra en bruto final. Incluso puedes hacer uso del vinagre o del limón.

6. Decántate por los alimentos que dan volumen! Es decir, alimentos tipo raviolis, gnochis…que se hinchan con el agua y llenan la olla con pocas cantidades. Otro ejemplo sería elegir una ensalada de zanahorias. Verás que comiendo lo mismo en cuanto a peso, con los alimentos más voluminosos pero de mismo peso te sentirás antes saciado y tendrás sensación de comer más.

7. Intenta ser creativo y hacer platos con colores diversos. En la salsa de tomate para la pasta, por ejemplo, añade verduras. De nuevo se trata de dar volumen y color para dar sensación de comer más.

8. Corta la comida en trozos tanto como te sea posible (según el gusto): filetes de pollo, a trozos o tiras. Será el mismo peso total pero parecerá mucho más. Como si se multiplicara.

9. Cocina la comida enriqueciéndola con champiñones, salsa de tomate, tomates, albahaca, etc. La idea es añadir un ingrediente “irrelevante” a nivel de calorías que harán que la comida sea más sabrosa, menos triste a la vista y más voluminosa y atractiva. Te darán ganas de comerlo.

10. Trata de ser el último en sentarte a la mesa y come lentamente, muy lentamente, masticando bien. Y  antes de empezar a comer bebe un vaso de agua para reduzca el hambre.

11. Deja el pan y palitos de pan tranquilos antes de empezar a comer. Me refiero a las cenas de familia o en los restaurantes. Añades calorías absurdamente que de nada te servirán cuando te sirvan los platos.

12. Trata de mantenerte alejado de panaderías, pastelerías, heladerías o de más tentaciones. Simplemente camina por la acera opuesta o intenta reducir las horas de breaks.

13. Cuando estés antes una tentación piensa que esa pequeña mezcla de ingredientes, en menos de 30 segundos, anula todos los esfuerzos y sacrificios que has hecho en una semana!

14. Una vez a la semana date un premio. Elige aquello que es “más importante para ti”, aquello que crees que no puedes renunciar ni vivir sin eso. Pero sólo una vez a la semana! Y sin exagerar, sino una porción normal. Eso hace que lo disfrutes aún más y te sientas aún más satisfecho de ti mismo y lo que está haciendo.

15. Cuando te encuentres en frente de alimentos tentadores, pregúntate si vale la pena: “¿es más importante que el resultado al que quiero llegar” “?. ¿Es realmente tan bueno para ser capaz de arruinar todo lo que he hecho?. Por lo general con 1/2 semana de tiempo ya sirve para aprender a resistirse y decidir qué te va emjor. (Además tienes el día del premio al que puedes esperar para esa tentación).

16. Reflexionar sobre el valor que se da a la alimentación: es un placer y da una cierta satisfacción, cierto, pero eso no es todo! Y al final, no te da la verdadera felicidad, si no no estarías mirando de comer menos. ¿Por qué digo esto? Porque las estadísticas demuestran que mucha gente come para solucionar problemas, es decir, cuando tiene problemas…Extrño, ¿verdad?. Pero la realidad es así. Trata de averiguar lo que realmente es importante y más apropiado. Seguramente vas a entender que los problemas sólo se pueden resolver de forma directa y no a través de un “dispositivo”, como la comida.

17. Escucha a tu cuerpo! Especialmente cuando se empieza a acostumbrar al nuevo régimen de alimentos (tanto en sabor como en cantidad! ). Si se sigue una dieta equilibrada y sana, sin duda, no te quedarás con hambre. Y verás que tu cuerpo te lo agradece, y no sólo por el peso. Escúchalo porque eso te animará a seguir.

18. No perder el interés. Al principio no verás resultados y tendrás un gran descontento (y nervios), ya que te estás esforzando por algo que parece que nunca llega. Pero no es así, dale tiempo. Y verás cómo sí tendrás resultados. Las dietas milagro no existen pero sí se pueden conseguir los objetivos comiendo como es debido, es decir, con una dieta sana y equilibrada.

19. No entres en conflicto con tu cuerpo. No te fijes en la dieta como un juego, un reto entre ella y tú: ¿quién gana?. Esto hace que caigas en la desesperación y abandones antes de empezar a ver los resultados, porque como ya he dicho, tardan en aparecer. La constancia es primordial. Usa técnicas o recetas prácticas y psicológicas, con ingredientes que te gustes y que sean sanos y a su justa medida.

20. Ten siempre en cuenta qué lo estás haciendo y quieres hacerlo. Es muy importante para tu objetivo estar convencido de que quieres hacerlo, si no es cuando se llega a abandonar. Así que lo primero que debes saber seguro es que quieres hacerlo.

Si tienes en cuenta la dieta como una nueva forma de comer, considerando a la vez la comida y tu cuerpo, y sabiendo las medidas y condiciones que son las recomendadas no hay necesidad de reglas y controles externos aunque lo mejor y lo más recomendable es acudir a un especialista para que a aparte de estos consejos estudie tu caso en particular y te guíe en una dieta adecuada para ti.

En resumen, la dieta será parte de ti.

About these ads

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. Dormir desnudo es bueno para la salud y para las relaciones en pareja – Salud y Bienestar Blog
  2. Algas Klamath: propiedades y contraindicaciones

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: