About these ads

10 cosas que deberías saber sobre los piojos

Piojos, qué deberías saber

Cuando empiezan los piojos se crea una gran alarma en casa. Sin embargo, los piojos, aunque se alimenten de sangre, no son peligrosos. Sólo causan picazón. Aún así, no queremos tenerlos pero para combatirlos hay que conocerlos. Esto es lo que deberías saber:

1. Infestan sólo en las escuelas

¡No bajes la guardia! Cuando termina la escuela ¿acaba la pesadilla de los piojos? Muchos de vosotros ya sabréis la respuesta porque lo habréis sufrido en el hogar pero para quiénes no lo sepan… la respuesta es NO. De hecho, tanto durante la primavera como en verano, el calor húmedo que va en aumento hace que la infestación prosiga durante las escuelas de verano, oratorios, piscinas… Lugares en los que los niños comparten indumentarias y las cabezas se aproximan en más de una ocasión entre varios niños durante las actividades que realizan. Tenemos que aprender a luchar contra los piojos de la cabeza (Pediculus humanus capitis), que son capaces de multiplicarse y propagarse rápidamente.

Estos parásitos (organismos que viven “dependientes” de otros organismos) son grisacios y de unos 2-4 mm, tienen seis patas muy pequeñas. De hecho son tan pequeñas que no son capaces de saltar como pulgas para ir de una cabeza a otra. Luego veremos cómo lo hacen…

2. Ciclo de vida

La vida de estos piojos es corta, de 3 a 4 semanas como máximo, y se desarrolla en tres fases: huevos (liendres), ninfas (forma inmadura del piojo), piojos adultos (capaces de reproducirse).

Los huevos están anclados a la raíz del cabello con un “pegamento” natural, son opalescentes, miden alrededor de 1 mm de largo y tienen forma alargada. Los depositan en 24 o 48 horas después del apareamiento.

La ninfa se alimenta de sangre y necesita comer de 2 a 5 veces al día. Tarda de 7 a 10 días para llegar a la madurez sexual. En este momento del ciclo, cuando una hembra se encuentra con un macho se aparean y empieza de nuevo el ciclo.

3. ¿Cómo nacen y se nutren?.

Para nacer, la larva traga aire y lo expulsa por el recto. Con esta técnica el piojo se infla, el orificio de respiración se expande y la pequeña larva es empujada hacia fuera. Tiene 24 horas para comer porque de lo contrario, muere.

Este parásito se alimenta de la sangre de las personas que capta de pequeños orificios que hace en la piel de la cabeza del huésped.

Una hembra puede poner dos veces al día huevos y cada vez pone de 4 a 5. Es decir que en una día puede poner 8 o 10 liendres. Éstos maduran y eclosionan en tan sólo siete días (una semanita) a una temperatura ideal de 32 °C.

Si piensas que normalmente no hay una sola hembra sino de 10 a 2, multiplica y entenderás porque esta infestación evoluciona tan rápido. Por ejemplo, 10 hembras fértiles ponen 70 huevos en una semana …

Piojos

4. Dónde se adhieren.

Durante toda la vida, un piojo hembra puede depositar alrededor de 200-300 huevos. Cada uno de ellos envuelto con un material ceroso que protege la larva durante la maduración. Esta envoltura tiene un agujero en el extremo para que pueda respirar (por eso hay productos que actúan “ahogando” a los piojos). Se depositan en el cabello cerca del cuero cabelludo, preferiblemente detrás de las orejas y en la base del cuello, y los enganchan allí con una sustancia que permite que el huevo pueda resistir el lavado normal.

5. Cómo se mueven.

Piojos

Los piojos no vuelan, ni tampoco pueden saltar. Su sistema de locomoción se basa en 6 patas, cada una de las cuales termina con una garra con la que se aferran al cabello. Esta garra les permite moverse tanto para delante como para atrás a una velocidad de 30 cm por minuto. Con ella separan las hebras de nuestro cabello, lo cuál hace que puedan ir de una a otra. Además podríamos considerarlos como “verdaderos magos o ilusionistas” porque son capaces de mietizarse adquiriendo el color de la piel del huésped. Son más claros o más oscuros dependiendo del color de la piel de la persona que los tiene.

6. ¿Por qué eligen la cabeza?

Las especies de piojos capitis sólo viven en el cabello humano, y las mascotas no representan ninguna fuente de transmisión para los seres humanos, ni tampoco pasan de los hombres a los animales. Es en la cabeza de las personas que encuentran su hábitat idóneo con alimento, temperatura y humedad ideales.

La irrigación de nuestra cabello, la temperatura de unos  32-35 ° C y la humedad es lo que necesitan para poder vivir.  Además les resulta muy fácil propagarse de una cabeza a otra. Sólo necesitan que dos cabezas se junten de forma directa o indirecta, es decir, cabeza con cabeza o bien por compartir peines, toallas, fundas de almohada…

La mayoría de las infestaciones se producen en niños de 4 a 14 años, con mayor preferencia por las niñas. De hecho, según las estadísticas, sufren el doble de infestaciones que los niños.

7. Primeros síntomas.

Si hay piojos en la cabeza lo primero que se siente es un picazón, especialmente en el cuello y detrás de las orejas. Éste suele darse por una reacción alérgica que casi todos los niños tienen ante la saliva del parásito.

También pueden aparecer costras en el cuello. Incluso a veces se dilatan los ganglios linfáticos detrás de las orejas y el cuello.

Lo más evidente es de la presencia de piojos son los huevos en el eje del pelo. A veces pueden parecer trocitos de caspa, pero sólo basta con soplar sobre el cabello para ver lo que son. La caspa se cae, el huevo de piojo no.

8. Cuántos hay.

Para esta respuesta no tengo buenas noticias… los piojos van en aumento en todo el mundo debido, sobre todo, al nacimiento de formas resistentes a los tratamientos actuales.

Si tenemos en cuenta que una sola persona puede alojar de diez piojos hasta unos cientos nos podemos hacer una idea de la magnitud del problema.

Los piojos que afectan a las escuelas españolas se podría decir que afectan entre un 5 y un 10% de los alumnos, según la Asociación de Autocuidado de la Salud (ANEPF)  Los más afectados son los más pequeños de uno a seis años seguidos de los que tienen entre siete y doce años. En menos proporción encontramos edades entre 13 y 18 años.

9. Cómo luchar contra los piojos.

Piojos

Los piojos no pueden prevenirse pero sí se puede luchar en el tiempo antes de que la situación empeore.

Así que lavar el cabello con productos “preventivos” no sirve de nada, ni tampoco cortar el pelo o atarlo con una cola. Lo más eficaz es hacer controles frecuentes. Hay que tener en cuenta que si los pillamos al inicio de la infestación podemos interceptarlos con un peine de dientes finos, con púas separadas entre sí una distancia que supere los 0,3 mm.

En caso que se detecten piojos se debe rociar el pelo con una loción antipiojos y dejarlo actuar según indique el fabricante (suele ser entre 15 y 20 minutos). Y pasar bien el peine de púas (liendrera) mechón por mechón, al menos dos veces, desde la raíz hasta las puntas. Los piojos quedarán envueltos en esta loción y las liendres se capturan con el peine, que se debe enjuagar después de cada pasada por el pelo con agua tibia y vinagre (reduce la adhesión de los huevos al cabello), en solución al 50%.

Con un control cuidadoso una vez o dos veces a la semana es suficiente para prevenir la propagación de la infestación.

10. Cómo exterminarlos.

Con mucha paciencia. Incluso sería útil inspeccionar la cabeza con la ayuda de una lupa, en caso necesario.

En caso de infestaciones graves (habernos dado cuenta tarde) se debe utilizar un tratamiento específico siguiendo las instrucciones cuidadosamente, sobretodo en el tiempo de exposición del producto que varía según el producto y según el fabricante. Es recomendable repetir el tratamiento con unos días de separación para eliminar los parásitos que resistieron el “primer ataque” de nuestra lucha para combatirlos.

también es importante que el tratamiento puede matar los huevos pero no los quita. Por eso debemos empapar el cabello con una solución de agua y vinagre al 50% y pasarlo mechón por mechón con la lendrera incluso después de haber usado lociones y champús.

También hay que pensar en todo lo que pueda estar en contacto con la cabeza. Las pertenencias personales como peines, cepillos, diademas, bufandas, sombreros, toallas, almohadas, ropa de cama, etc. Se tienen que lavar a 60 grados y a poder ser dejarlos a la intemperie durante 48 horas.

About these ads

Be the first to comment

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: