Alimentación sana: productos bio y ecológicos

Seguramente muchos de vosotros os preguntéis qué es esto de la comida bio y ecológica que está tan de moda hoy en día y que no hace tanto era el “pan de cada día”.

Cierto,  el mundo avanza a mejor en muchos sentidos pero en alimentación parece que sea al contrario y cada vez se usan más medicamentos (antibióticos, hormonas…) y productos químicos (plaguicidas, pesticidas…) para tratar la comida, y que no nos benefician en nada.

Por eso, la comida ecológica y bio vuelve a estar en auge, la comida de toda la vida, para entendernos. Pero aunque parezca algo sencillo, no creáis que es fácil encontrar comida normal que antes se podía ir a coger en cualquier huerto o tienda del pueblo. Incluso en Internet com por ejemplo portales de confiana como www.qsinatural.com en el que se pueden comprar online.

Primero os aclaro que hablar de alimentos “bio”, “orgánicos” o “ecológicos” es exactamente lo mismo, es un tema de traducción o simplemente tres formas de nombrar distintas a una misma cosa. En el blog La gulateca nos explican la diferencia entre estos términos (si es que se pueda considerar que la haya…): ¿Cuál es la diferencia entre alimentos ECO, bio y orgánicos?

En este artículo os he hecho un resumen de un artículo que la doctora en medicina natural y nutrición holística, Michelle Schoffro Cook, hizo sobre este tipo de alimentos.

Resumen de 15 razones para comer alimentos orgánicos:

1. Más nutritivos

Es de lógica, aunque dejando de banda la lógica, también hay estudios que lo demuestran: los alimentos orgánicos son más ricos en nutrientes que otros tipos de alimentos. Las investigaciones muestran que los productos orgánicos tienen más vitamina C, antioxidantes y minerales, calcio , hierro, cromo y magnesio.

2. Libres de neurotóxicos

Están libres de neurotoxinas, toxinas que son dañinas para el cerebro y las células nerviosas. Aunque seguramente ahora os choque lo que voy a decir, en la industria alimentaria actual se usa una clase de pesticidas que inicialmente fueron creados como gas nervioso en la Primera Guerra Mundial. Que sí, que son concentraciones “no dañinas” y que el cuerpo puede asumir, bla, bla, bla…pero vamos, que no deja de ser lo que es y que querer lavarse las manos para seguir usando este pesticida no hace que sea menos peligroso. La industria adaptó este gas para matar plagas en los alimentos. Muchos pesticidas todavía se consideran neurotoxinas. Pero en pleno siglo XXI se sigue prefiriendo usar estas neurotoxinas en vez de otra clase de plaguicidas. (Podéis encontrar estudios de la neurotoxicidad al final del siguiente punto, que van relacionados).

3. Mejor para los peques de la casa

Siguiendo con el tema de las toxinas, debemos decir que en los niños afecta ún más que en los adultos. Son más sensibles a este tipo de plaguicidas. Por eso los alimentos biológicos ayudan al buen desarrollo cerebral y corporal de los niños (aunque no hay estudios al respecto concretos, no se puede decir a ciencia cierta que sea así). Sí es cierto que no hay estudios al respecto y que nadie puede asegurar que comer alimentos bio o los tratados con plaguicidas tenga efectos distintos sobre el crecimiento de los niños, pero puestos a elegir porqué darles algo que sabemos que es neurotóxico pudiendo comer alimentos bio? (Eps, no mezcléis la leche pasteurizada o cruda porque la cruda SÍ SE DEBE TRATAR, no mezclemos temas, por favor.). Y existen estudios que se prodrían relacionar (1, 2, 3)

4. Autofábricas de plaguicidas dentro del cuerpo (Discrepo en este punto)

Según comenta la Dra. Michelle Schoffro Cook, el 18% de todas las semillas genéticamente modificadas (y, por lo tanto, los alimentos que crecen a partir de ellas) están diseñadas para producir sus propios pesticidas. Y según estudios recientes, estas semillas pueden continuar produciendo pesticidas dentro del cuerpo (4), que es en lo que se basa la doctora. Los más “extremistas” les llaman alimentos que son fábricas de pesticidas, yo no se si diría tanto pero la idea que algo que me como siga produciendo pesticidas dentro de mi no me da ninguna tranquilidad. Aunque en este punto hay muchos pros y contras… De hecho, actualmente existen estudios que dicen lo contrario, que los transgénicos no son dañinos para la salud e incluso pueden servir de ayuda (5, 6, 7). Así que…el debate está servido!

5. Protección de las aguas de nuestro planeta

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) estima que los pesticidas contaminan la fuente de agua primaria de la mitad de la población de los EE. UU. La agricultura orgánica es la mejor solución al problema. Otro motivo por el que es mejor elegir productos ecológicos y bio, ayudar a nuestro planeta, sí, ese espacio en el que vivimos los seres humanos y que a veces nos cuesta tanto tener ordenado y cuidado.

Alimentos bio ecológicos orgánicos

6. Producción sostenible

La producción de alimentos orgánicos ha existido durante miles de años y es una opción sostenible para el futuro. Si nos paramos a pensar veremos que con las técnicas de hoy en día no podríamos decir lo mismo. ¿Por qué? Porque las técnicas de producción no ecológicas actuales son destructivas: la amplia utilización de herbicidas, pesticidas, fungicidas y fertilizantes dan lugar a daños ambientales drásticos en muchas partes del mundo.

7. Comercio justo

La elección de alimentos orgánicos cultivados en pequeñas granjas orgánicas ayuda a garantizar el sustento de las familias de los agricultores independientes. Esto que antes era una evidencia y algo que se tenía como normal, hoy en día se conoce como comercio justo. Y mucha gente cada vez opta más por alimentos de comercio justo.

8. Mejor sabor, si no que me lo cuenten a mi

La mayoría de los alimentos orgánicos saben mejor que el equivalente cultivado con pesticidas. Esto no está demostrado científicamente pero es un hecho. Y si no, comed fruta o verdura de huerto ecológico y luego de grandes cadenas como Mercadona, Simply, Spar… lo siento pero son las que yo he probado personalmente y puedo asegurar que es como comer plástico, insípido y sin textura ni olor a lo que debería ser. Aunque últimamente el Spar al que voy están introduciendo productos de cercanía y biológicos, e incluso huevos del número “0”, y me están dando una ilusión al cuerpo porque es comida “de verdad”. Pero aún queda mucho que recorrer…¿Será que volvemos a ir por buen camino? Veamos si es sólo una tendencia de mercado o si todo vuelve a su cauce en breve…

9. Maduración a su ritmo

Los alimentos orgánicos no están expuestos al proceso de maduración artificial con gas, como lo son algunos tipos de frutas y verduras no orgánicas (como los plátanos).

10. Exposición de los propios agricultores

Las granjas orgánicas son más seguras para los agricultores. Una investigación de Harvard School of Public Health demostró un aumento del 70% en la enfermedad de Parkinson (8, 9, 10, 11) entre las personas expuestas a pesticidas. Elegir alimentos orgánicos significa que más personas podrán trabajar en las granjas sin incurrir en un mayor riesgo de contraer el Parkinson u otras enfermedades.

11. Sin destruir el hábitat silvestre

Los alimentos bio y ecológicos apoyan el hábitat de la vida silvestre. La cantidad de pesticidas comúnmente usados influyen de forma negativa sobre la vida silvestre, queda dañada por la exposición a pesticidas.

12. Menos riesgo de cáncer

La alimentación orgánica puede reducir el riesgo de cáncer y si lo pensáis bien es de lógica. La EPA, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos considera que el 60% de los herbicidas, el 90% de los fungicidas y el 30% de los insecticidas son potencialmente cancerígenos. Es razonable pensar que el rápido crecimiento en el porcentaje de cáncer está relacionado, al menos en parte, con el uso de estos plaguicidas cancerígenos. Poca broma, y ya se que hoy en día se dice que casi todo es cancerígeno, pero no es de extrañar si le metemos al cuerpo sustancias de este tipo. Hay estudios que los relacionan con mayor casos de cáncer y otros que dicen lo contrario, como podéis comprobar en los estudios que os ofrezco a continucación, de nuevo… El debate está servido! (12, 13, 14). El problema de todo esto es que es demasiado reciente como para tener estadísticas a largo plazo. Pero desde mi punto de vista, siempre que se pueda, porqué no elegir aquello que ya sabemos que no nos resulta perjudicial? Que pasen por el estudio a gran escala (nivel mundial) aquellos que lo elijan pero que no nos obliguen a psar por ello. Cada uno es libre de elegir los alimentos que más crea oportunos, procesados, ecológicos, transgénicos, de kilómetro cero… Eso ya, cada uno.

13. Menos uso de medicamentos (y de rebote menos consumo…)

Elegir carnes orgánicas significa que disminuimos su exposición a antibióticos, hormonas sintéticas y medicamentos con los que se tratan los no orgánicos. Eso menos que le echamos a nuestro cuerpo. Así, sólo por elegir alimentos como los de antaño.

14. La duda de lo que pueda pasar a la larga no existe con los alimentos ecológicos

Los alimentos no ecológicos no son estudiados con profundidad y no se sabe con exactitud los daños que pueden causar a la larga, es decir, cuando pasen 20 años o más. Es demasiado reciente como para tener datos de ello y aunque ya se sabe que incluso a la corta son mucho más dañinos que los ecológicos, queda aún por saber lo que puede causar a la larga y en las generaciones que están por llegar. A modo hipotético y bajo estudios sí se sabe, pero no en evidencia porque aún han de pasar años para tener evidencias reales. Sinceramente, yo preferiría no formar parte de este estudio a escala global, que pasen otros por el tubo.

15. Mantener la biodiversidad

Los alimentos bio y ecológicos también son buenos para mantener una mayor biodiversidad. La diversidad es fundamental para la vida del planeta. La comida genéticamente modificada y no orgánica se centra en el monocultivo de alto rendimiento y está destruyendo la biodiversidad. volvemos al tema de antes, cuidar el espacio en el que nos ha tocado vivir, la Tierra. Está en manos de todos nosotros y parece que el ser humano sea el único ser vivo del planeta que aún no se haya dado cuenta de que no se debe destruir el hogar, si no cuidarlo.

Referencias:

  1. Agricultural fungicides are ‘bad news for neurons’, study suggests

  2. Neurotoxicity of pesticides: a brief review.
  3. Mechanisms underlying the neurotoxicity induced by glyphosate-based herbicide in immature rat hippocampus: involvement of glutamate excitotoxicity.
  4. Genetically modified food- MY ORGANIC FOOD CLUB 877-832-8289

  5. Transgenesis and the study of expression, cellular targeting and function of oxytocin, vasopressin and their receptors.
  6. Genetically modified foods: safety, risks and public concerns—a review

  7. Maternal and fetal exposure to pesticides associated to genetically modified foods in Eastern Townships of Quebec, Canada

  8. Chemical Pesticides and Human Health: The Urgent Need for a New Concept in Agriculture

  9. Los efectos de los pesticidas- Global Healing Center, Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
  10. Environmental exposure to pesticides and the risk of Parkinson’s disease in the Netherlands.
  11. Why pesticides may cause Parkinson’s in some people- Medical News Today
  12. Cancer health effects of pesticides, Dr Catherine Vakil, Family Medicine Centre, Queen’s University, 220 Bagot St, Kingston, ON K7L 5E9
  13. Pesticides and cancer.  Department of Cancer Epidemiology, Karolinska Institute and Radiumhemmet, Karolinska University Hospital, Stockholm, Sweden.(1)
  14. Pesticides_and_cancer – National Cancer COntrol Policy (2)


Comenta en Facebook

Acerca de Míriam Guasch 201 Articles
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB) y una gran apasionada de la fitoterapia y la salud. Para cualquier duda podéis escribir a monfarma90@gmail.com e intentaré responder lo antes posible.
A %d blogueros les gusta esto: