“Eat Right For Your Type”, come según sea tu grupo sanguíneo... (Peter J.d'Adamo) - Salud y Bienestar

“Eat Right For Your Type”, come según sea tu grupo sanguíneo… (Peter J.d’Adamo)

¿Sabías que existe una dieta por cada tipo de sangre? Si eres del grupo AB te conviene comer una clase de alimentos y si eres de otro grupo otros alimentos . Al menos eso es lo que sugiere la dieta del grupo sanguíneo, y es la idea que queda reflejada en el libro “Eat Right For Your Type, escrito por el naturópata Peter J. d’Adamo y que ha sido publicado en 60 países.

La dieta del grupo sanguíneo, en sus muchas variantes, propone que cada uno debe seguir una dieta especial en relación con el grupo de sangre que tenga.  De este modo se respeta nuestra naturaleza interna porque evitamos los alimentos que pueden causar enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer… Esa es la idea clave de la dieta del grupo sanguíneo, pero veamos en más profundidad en qué consiste…

Dieta del grupo sanguíneo del naturópata Adamo

La propuesta de Adamo es muy sencilla: los grupos sanguíneos reflejan nuestra historia evolutiva y nuestra dieta, los alimentos que consumimos todos los días deben seleccionarse cuidadosamente según nuestro grupo sanguíneo. Según Adamo, los grupos sanguíneos han evolucionado en una cierta sucesión, dependiendo de los cambios en el estilo de vida de nuestros antepasados ​, y cada grupo sanguíneo reflejaría la dieta particular seguida por los sujetos en los que evolucionó.

El grupo O, según Adamo, es ancestral, el primero en aparecer. Estaríamos hablando del grupo sanguíneo típico de los cazadores y los recolectores de la Prehistoria. La dieta más adecuada para estas personas implica un alto consumo de carne, pescado, aves y ciertos tipos de verduras y frutas. Y el consumo de productos lácteos, legumbres y cereales sería escaso.

El grupo A es el de los productores y habría evolucionado de la mano con el desarrollo de una sociedad basada en la agricultura. La dieta recomendada es básicamente vegetariana, es decir, se excluye la carne, que según esta dieta puede resultar incluso dañina (los seguidores de la dieta hablan de que es hasta tóxica…pero esto sería demasiado radical si se generaliza de esta forma).

El grupo B es el grupo nómada, que ha evolucionado entre las tribus errantes de las estepas: su dieta óptima se basaría en la carne, sobretodo carne de las aves de corral y cerdos, las verduras y los productos lácteos. En cambio, deberían excluirse el trigo y el maíz, las lentejas y los tomates.

El grupo AB es un enigma para Adamo, un grupo que desde su punto de vista ha evolucionado recientemente y que debería consumir pescado, tofu, productos lácteos y cereales. Al tiempo que tienen que evitar ciertos tipos de frijoles, maíz, res y aves de corral.

Muchos entusiastas aseguran que después de seguir la dieta del grupo de sangre han reportado mejoras en la línea y en la salud. De hecho si hacéis una búsqueda por la red veréis una avalancha de informes anecdóticos que parece ser que dan testimonio de los beneficios y bondades de seguir esta dieta del naturópata Adamo..

Dieta del grupo sanguíneo del Dr. Mozzi

Como cualquier dieta exitosa, incluso la de Adamo, se han generado una serie de variantes más o menos exitosas, y más o menos conocidas. Es decir, cuando una dieta funciona de seguida aparecen variantes de esta dieta con pequeños cambios y con libros de autores nuevos… Bienvenidos a la era del consumismo y el oportunismo. Dicho esto, veamos la dieta del doctor Mozzi, un precursor de la dieta de Adamo que también ha sido de los más influyentes en este área.

Mozzi va un poquito más allá y nos advierte de que hay algunos alimentos cuyo consumo debe limitarse o evitarse independientemente del grupo de sangre que tengamos. Se trata sobretodo del gluten y la leche, especialmente cuando el gluten proviene del trigo. Mozzi también sugiere controlar el consumo de fruta que, en exceso, conduce a la acumulación de azúcares en la sangre. Y del mismo modo que Adamo, nos aporta una lista de alimentos beneficiosos o perjudiciales para cada grupo sanguíneo. También indica alimentos neutros que no determinan ningún tipo de efecto, ni positivo ni negativo, y que serían los alimentos que cualquier persona puede comer:

Los sujetos del grupo O deben evitar el gluten, algunas legumbres, la leche y el queso. Y sería conveniente que dieran preferencia a la carne, el pescado y las verduras.

Para el grupo A, los alimentos dañinos son la carne, el salami, las salchichas y los quesos, con un consumo limitado de cereales.

Los alimentos que se deben evitar para el grupo B son el trigo sarraceno, maní y alimentos a base de trigo, mientras que la carne y las verduras se pueden consumir de forma segura, especialmente durante la cena.

Para el grupo AB, se deben evitar las carnes rojas y las aves de corral, junto con el maíz, el alforfón, el trigo y los frijoles. Los alimentos para consumir son pescado, tofu, verduras de hoja, algas y piña.

Ya sea la dieta de Adamo o la de Mazzi estamos viendo que se trata de dietas restrictivas. Esto lo único bueno que tiene es que eliminan una gran cantidad de alimentos pre-envasados ​​y procesados, y que favorecen la comida fresca y poco manipulada. Pero a día de hoy, sintiéndolo mucho por los fieles seguidores de este tipo de dieta, se sabe que debe haber un equilibrio de nutrientes y que las dietas tan restrictivas lo único que hacen es que se den problemas de falta de minerales, vitaminas o proteínas en el cuerpo. Sobretodo si se hacen sin control médico y sin revisión. Recordad no seguir NUNCA dietas por vuestra cuenta sin control médico y sin ayuda de un especialista.

En este caso se trata de regímenes muy rígidos, con una ingesta calórica reducida y una selección relativamente escueta de alimentos para ser consumidos: quienes prueban estas dietas a menudo informan mejoras en la condición física y los parámetros sanguíneos. Según los testimonios, la dieta del grupo de sangre es muy efectiva, ¿pero realmente es así?

¿Qué son los grupos de sangre?

Para entender si el razonamiento detrás de las teorías de Adamo tiene sentido, primero debemos entender qué son los grupos sanguíneos y si realmente evolucionaron como lo indicó el naturópata.

Los grupos sanguíneos se usan para clasificar la sangre de un individuo según la presencia de ciertos anticuerpos circulantes y ciertos antígenos que se encuentran en la superficie de los glóbulos rojos. Estos antígenos pueden ser proteínas, carbohidratos, glicoproteínas o glicolípidos y se pueden encontrar no solo en los glóbulos rojos, sino también en la superficie de otros tipos de células.

En la práctica, estos antígenos son una especie distintiva, un “documento de identidad”, que caracteriza a los eritrocitos de un individuo. Actualmente hay más de 30 sistemas diferentes de clasificar los grupos sanguíneos humanos, y de éstos, los dos más importantes son el sistema ABO y el sistema Rh, dos sistemas que todos conocemos por su importancia crucial para que las transfusiones de sangre.

Sistema ABO

El sistema ABO es el que atrajo la atención de Adamo. Estos son dos antígenos y dos anticuerpos que encontramos en la sangre humana. Los dos antígenos son el antígeno A y el antígeno B, de las estructuras presentes en la superficie de los glóbulos rojos. Los diferentes grupos de sangre se deben a la presencia de tres formas diferentes (alelos) de un único gen, localizado en el brazo largo del cromosoma 9. El gen codifica para tres variantes diferentes de una enzima que altera la estructura de los antígenos de superficie de las células rojas de la sangre. Dependiendo de la presencia o ausencia de un alelo de uno u otro tipo, podemos tener el grupo sanguíneo O, A, B o AB.

En la sangre de un individuo también hay anticuerpos que se dirigen a antígenos distintos de los de su grupo sanguíneo: un sujeto con el grupo O, que no tenga antígenos para A y B, tendrá anticuerpos contra el antígeno A y B. Eso se traduce en que puede dar sangre a todos los grupos sanguíneos pero sólo puede recibir de su propio grupo, del grupo O.

Par el grupo AB se daría la situación opuesta. Como tiene ambos antígenos y, en cambio no tiene anticuerpos, este sujeto solo puede donar a otros sujetos AB pero puede recibir sangre del resto de grupos.

La evolución de los grupos sanguíneos

Los grupos sanguíneos no son cosa sólo y exclusivamente del ser humano, también se encuentran en primates y en muchos mamíferos y parece que su evolución, al menos en primates, comenzó hace al menos veinte millones de años.

Su función no está clara y todavía está en el centro de extensas discusiones e investigaciones. Al contrario de lo que dice Adamo, el grupo ancestral no es O sino el grupo A.

El grupo O, de hecho, se caracteriza por un gen que codifica una proteína defectuosa que es incapaz de realizar su función específica. No es lógico que los otros grupos sanguíneo hayan evolucionado a partir de un gen defectuoso para dar lugar a enzimas que trabajan a la perfección y que además lo hacen de distintas formas…

Sin embargo sí tiene sentido que el grupo ancestral sea el A y que, según se estima, a partir de éste se originara el grupo B hace unos tres millones y medio de años, mientras que la variante O sería la más joven y se remontaría a hace un millón de años.

El grupo O es, por lo tanto, el más reciente, y sin embargo también es el más extendido. Parece extraño que una variante de un gen que codifica una proteína no funcional pueda llegar a ser la más extendida en una población. Pero probablemente el grupo O da a aquellos que lo poseen alguna ventaja especial: según algunos investigadores, esta ventaja no sería más que una mayor resistencia a la malaria, entre otros.

Con ello se derrumba el pilar central en el que se encuentran las teorías de Adamo y Mozzi. La secuencia en la que se desarrollaron los diferentes grupos sanguíneos es muy diferente de la hipótesis de ambos autores de la dieta del grupo sanguíneo. La aparición de los grupos B y O es muy antigua, de hecho se remonta a las formas de homínidos que teníanhábitos de cazadores-recolectores y frugívoros, con dietas, por lo tanto, que nada tenía que ver con la agricultura, el nomadismo o el pastoralismo. [1, 2, 3]

La dieta del grupo de sangre ¿realmente funciona?. ¿Tiene alguna base científica?

La evolución de los grupos sanguíneos es compleja, pero parece que el grupo ancestral es A y no O, que es en lo que se basa de forma érronea esta dieta. Con todo el respeto debido a las teorías detrás de esta dieta.

El problema de las lectinas

Otra idea sugerida por Adamo es el de las lectinas. Las lectinas son proteínas capaces de unir carbohidratos específicos, cuya función es identificar y reconocer moléculas y organismos a nivel celular. Las lectinas están presentes en una gran cantidad de alimentos y, aunque algunas pueden ser tóxicas, como las que se encuentran en las legumbres y los cereales, otras pueden tener efectos positivos.

Gracias a su selectividad, las lectinas se usan para caracterizar los grupos sanguíneos, y se usan mucho en el campo de la biotecnología.

El hecho de que diferentes tipos de lectinas puedan unirse a los antígenos de superficie de las células rojas de la sangre, fue algo que llamó la atención de Adamo, y que le sirvió para establecer que el consumo de alimentos que contienen lectinas de un cierto tipo podría determinar ciertas respuestas dañinas en sujetos que tienen un grupo sanguíneo particular.

En la práctica se traduce como que la presencia de lectinas podría causar intolerancias a los alimentos que las contienen.

En realidad, las lectinas leguminosas muestran una capacidad débil para provocar la aglutinación de glóbulos rojos, y no parece haber ninguna especificidad hacia ciertos grupos sanguíneos. En la práctica, las aglutininas tienden a reaccionar de manera similar en todos los grupos sanguíneos.

Además, debe enfatizarse que las lectinas pueden eliminarse fácilmente remojando y cocinando los vegetales, que sería el grupo de alimentos que las contienen en mayor cantidad. Y dado que poa gente, en general, consume verduras crudas, el problema parece no tener relevancia en el mundo real. . [4, 5]

La dieta y la ciencia del grupo sanguíneo

Dado lo infundado de las premisas “científicas” en las que se basa esta dieta, podríamos esperar una ausencia total de trabajo científico sobre el tema pero sin embargo hay estudios, y recientes, sobre el tema. Pero no es oro todo lo que reluce.

Algunos trabajos han demostrado que los sujetos con diferentes grupos sanguíneos tienen una susceptibilidad diferente a algunas enfermedades: aquellos con un grupo O tienen un menor riesgo de contraer algunas enfermedades cardiovasculares; los sujetos del grupo B tienen un menor riesgo de padecer diabetes; los sujetos con el grupo O producen una mayor cantidad de ácidos gástricos y son más propensos a las úlceras, mientras que los sujetos con el grupo A son más vulnerables a ciertos tipos de cáncer del estómago y de páncreas. Estos estudios sugieren que puede haber alguna relación entre los diversos grupos sanguíneos y algunas patologías.

Por esta razón, ostros estudios y metaanálisis han investigado los efectos reales de la dieta del grupo de sangre. Es decir, que hay estudios hechos sobre los primeros estudios que sugieren esta relación grupo sanguíneo/patología.

A pesar de la dificultad de llevar a cabo dichos estudios de forma objetiva, los resultados son bastante claros: por el momento no hay datos que puedan confirmar los beneficios atribuidos a la dieta del grupo sanguíneo.

Por ejemplo, cabe destacar los resultados de un estudio reciente que examinó con rigor los efectos de varios tipos de dieta propuesta por Adamo. Mediante la combinación de la dieta que sugiere Adamo según el tipo de sangre, y el uso de esta misma dieta en el resto de grupos sanguíneos.

Las dietas para los grupos A, AB y O dieron resultados positivos en los diferentes marcadores considerados: índice de masa corporal, lípidos en sangre, presión e insulina. Los datos relevantes son que los resultados positivos obtenidos con la dieta del grupo A se observaron tanto para los sujetos que realmente presentan este grupo como para los sujetos con diferentes grupos sanguíneos. Resultado idéntico también para la dieta del grupo AB y la del grupo O.

Por lo tanto, no existe una correlación específica entre los beneficios observados después de la dieta y el grupo sanguíneo específico: las mejorías son generales y son completamente independientes del grupo sanguíneo del sujeto. Otro golpe a las teorías de los dos investigadores “según la naturaleza”. [6, 7, 8]

Consideraciones finales

No existe un fundamento científico para apoyar la dieta del grupo sanguíneo. Los trabajos científicos y los metanálisis han demostrado que si las mejoras están ahí, son completamente independientes del grupo sanguíneo del sujeto que sigue una dieta u otra de las propuestas por los autores de la dieta del grupo sanguíneo.

Entonces, ¿por qué tanta gente confirma la mejoría en el estado de salud al usar la dieta de Adamo o Mozzi? La respuesta es sencilla: se trata de dos tipos de dietas bajas en calorías, que reducen en gran medida el consumo de alimentos procesados  y bajo en nutrientes. Y motivan a aumentar el consumo de alimentos frescos, mínimamente procesados. En otras palabras: los que siguen estas dietas, sin tener en cuenta el tipo de sangre y el tipo de dieta seguida, es reducir el consumo de comida basura y aumentar el consumo de alimentos frescos, carne, pescado, verduras.

El hecho de que algo funcione, más o menos, no significa que tenga una validez científica. Es decir, en este caso funciona por lo que acabo de comentar, no porque existan alimentos tóxicos para ciertos grupossanguíneos o que un grupo sanguíneo deba comer ciertos alimentos y otros grupo otros alimentos.

Los diversos modelos de dieta propuestos por Adamo o Mozzi no tienen nada mágico. Se basa en dietas vegetarianas o paleo, plagadas de prohibiciones y recomendaciones que no tienen nada científico.

¡Pero cuidado! Este tipo de dietas refuerzan la idea que hay alimentos buenos y malos y se crean fobias, ansiedad y limitaciones sociales graves. Y recordad también que cada persona es un mundo y tiene unas necesidades nutricionales específicas (sobretodo en caso de padecer enfermedades o deficinecias) y que nunca se deben seguir dietas sin supervisión médica o ayuda de especialistas (nutricionistas).

Así pues, la dieta del grupo de sangre no es más que otra dieta de moda, una dieta de moda que forma parte de la pseudociencia y que se basa en prohibiciones. Vigilad con las modas y no sigáis dietas porque suenen bien y sean muy modernas y cool.

Referencias:

1. The ABO blood group is a trans-species polymorphism in primates

2. An integrative evolution theory of histo-blood group ABO and related genes

3. Evolution

4. Antinutritional properties of plant lectins.

5. Changes in levels of phytic acid, lectins and oxalates during soaking and cooking of Canadian pulses.

6. ABO Genotype, ‘Blood-Type’ Diet and Cardiometabolic Risk Factors

7. Blood type diets lack supporting evidence: a systematic review

8. Risk of Gastric Cancer and Peptic Ulcers in Relation to ABO Blood Type: A Cohort Study 

Comenta en Facebook

Acerca de Míriam Guasch 208 Articles
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB) y una gran apasionada de la fitoterapia y la salud. Para cualquier duda podéis escribir a monfarma90@gmail.com e intentaré responder lo antes posible.
A %d blogueros les gusta esto: